Home

Crítica: Cuento de Invierno. William Shakespeare (CDN)

Crítica: Cuento de Invierno. William Shakespeare (CDN)

Declan Donnellan vuelve un año más al Centro Dramático Nacional. Como era de esperar, las entradas se agotaron en minutos, las expectativas eran altas y el público esperaba ansioso a que llegasen las fechas de representación y, pese a todo, Un cuento de invierno ha llegado y ha enamorado a los privilegiados espectadores que la han podido disfrutar.

Da igual que Donnellan venga con obras de Chéjov, John Ford, Alfred Harry o, como este año, de Shakespeare, sus montajes consiguen aunar la opinión de crítica y público y dejar satisfechos a aquellos que, año tras año, acuden a su cita de manera fiel.

 Cuento de invierno. William Shakespeare

El CDN participa como coproductor de esta producción que viene de la mano Cheek by Jowl. Cuento de invierno es una tragedia. La historia de un rey que, teniendo todo, destroza su familia y su felicidad por unos celos desmesurados e infundados. La obra, dividida en dos partes, va pasando de una representación más ortodoxa y narrativa (dentro del imaginario propio de los montajes de Donnellan) en la primera parte, a una locura desenfrenada en la segunda que desemboca en un final sino feliz sí esperanzador, en el que es posible la redención para el Leontes, el monarca que ha provocado toda clase de desgracias para aquellos que le rodean. Y todo ello puesto en escena con el sello estético inconfundible de Donnellan, tanto en la escenografía como en la coreografía de los actores. Unos actores que demuestran su versatilidad sobre el escenario, especialmente los personajes del rey Leontes (Orlando James), La reina Hermione/Dorcas (Natalie Radmall-Quirke) y Dion (Guy Hughes).

Cuento de invierno es, más que una obra, una experiencia que te permite disfrutar a Shakespeare como nunca habías pensado.

La obra se ha representado del 10 al 14 de febrero en el Teatro María Guerrero.

 
@rosypunto