Discos

Triana “El Patio” (Movieplay/Serie Gong 1975)

Triana “El Patio” (Movieplay/Serie Gong 1975)

Triana es uno de los secretos mejor guardados del rock español. Mucha gente los conoce pero muy poca ha profundizado en su obra, sobre todo sus tres primeros discos y obras maestras, editados a finales de los 70’s (“El Patio”, “Hijos del Agobio” y Sombra y Luz”)    donde la banda dio rienda suelta a su flamenco rock con tintes progresivos que aún hoy en día sigue sonando como nada de lo que hubo antes ni nada de lo que vendría después.

Jesús de la Rosa cantante, compositor y alma mater del grupo sabía muy bien lo que hacía cuando fueron fichados por el sello Gong-Movieplay para publicar su primer larga duración. Y es que el sonido de ese rock progresivo andaluz fluye con tanta naturalidad que parece que hubiera existido siempre.

Entre la batería de Tele, la guitarra flamenca de Eduardo Rodríguez y los teclados de Jesús de la Rosa (con una gran influencia de Rick Wright de Pink Floyd). “El Patio” es un caleidoscopio de sonidos fantástico (gracias en parte también a la omnipresente guitarra eléctrica del invitado Antonio Pérez).

Pero es Jesús, con su voz inquebrantable, el que nos lleva en cada uno de los cortes del disco por caminos llenos de sentimiento, imaginación y de alguna manera, a una visita guiada por sus entrañas. Desde “Abre la puerta”, a “Sé de un lugar” pasando por  “Todo es de color”, su personalísima versión del tema de Lole y Manuel, que te  hipnotiza como un mantra, y  Luminosa mañana, donde el grupo destapa su lado más rock, El Patio lo tiene todo.

Lo mejor nos queda reservado para el final. Aunque el disco termine con “Recuerdos de una noche”, es “En el Lago”, una de las mejores canciones del rock, donde se encuentra la cima de este grupo andaluz. Grabado en el ocaso del Franquismo, “El Patio” respira libertad por los cuatro costados. Infinidad de grupos, desde Los Planetas a Veneno pasando por el “Omega” de Largatija Nick con Morente o incluso el Camarón de “La Leyenda del Tiempo”, todos tomaron buena nota de este disco de cara al futuro. Y es que cuando uno se mete en el mundo de Triana es difícil dejarlo de lado. Son tan buenos que te obligan a no abandonarlo jamás.

 

 

Jaime Guardamino